*

Portada  |  04 octubre 2022

Se celebró la primera boda en la Iglesia maradoniana

La ceremonia, llevada a cabo por un director técnico espiritual, homenajeó la vida y trayectoria profesional de Diego Armando Maradona.

Internacionales

El pasado 1 de octubre, Héctor García y Jaziel Torres contrajeron nupcias bajo el único rito en el mundo que venera al futbolista argentino, Diego Armando Maradona. En el recinto, ubicado en la ciudad de San Andrés Cholula, en el estado mexicano de Puebla, se reunieron familiares y amigos de los novios, así como fanáticos del astro para conmemorar el primer matrimonio oficial llevado a cabo por la Iglesia maradoniana en México. 

La pareja, intimidada en un inicio por el número de cámaras presentes en el evento, portaba los trajes clásicos de boda. Héctor usaba un traje sastre color gris con un chaleco y corbata plateadas, mientras que Jaziel lucía un vestido blanco largo y sin mangas y un ramo de rosas oscuras en la mano. 

La ceremonia fue dirigida por el director técnico espiritual, Vicente Avendaño Fernández, quien vestido con una toga blanca y una estola azul, en honor a los colores del equipo argentino, recordó frases y momentos de la vida y carrera del exjugador para aconsejar a los novios.

"Si Diego falló y tuvo excesos que todos conocemos, también tuvo la fuerza para salir adelante y comandar a todo un país en los momentos más difíciles. Ustedes deben de presumir de la misma fuerza cuando encaren momentos de prueba, entonces deberán de seguir el ejemplo de Diego", destacó Avendaño Fernández, según recoge un medio local. 

Luego de las palabras del director, inspirados en las tradiciones y costumbres de las bodas católicas, los novios se colocaron el lazo e intercambiaron anillos encima de una pequeña pelota de fútbol. Posteriormente, pronunciaron los votos en los que prometieron que su amor y el fútbol serán su motor de fuerza para atravesar los "tiempos extras y los penales de la vida"

Finalmente, el director técnico declaró oficialmente a la pareja como marido y mujer, lo que despertó gritos y aplausos entre la audiencia. 

Comentarios