*

Portada  |  24 noviembre 2022

Icónico y único: A 31 años de la muerte de Freddie Mercury

El artista falleció un día como hoy de 1991, tras dejar un legado musical inabarcable y unas últimas palabras que emocionaron a sus seguidores.

Espectáculos

No ha existido nada igual a él, ni seguramente suceda. Freddie Mercury es de las pocas figuras capaces de contar toda una historia con una mirada, y de reflejar las vidas de miles de personas con una canción.

El cantante de Queen fue -y sigue siendo- estrella de la música, pero también fue insignia de la libertad sexual, de la euforia del rock y de la extravagancia desde la humildad. Músico innato, con poderosa e inigualable voz, no hay año en el que no se conmemore su vida y obra, y por ello cabe recordar que se cumplen 31 años desde que Mercury nos dejó. Falleció un día como hoy de 1991 en Kensington (Londres), a los 45 años, por culpa de una cruel enfermedad que nos despojó de su inabarcable talento.

Según su pareja, Jim Hutton, al artista le diagnosticaron sida en 1987, y pese a que lo negó durante un tiempo, finalmente lo compartió, así como no dejó de cantar hasta que las fuerzas se lo impidieron De hecho, la última aparición pública de Mercury fue poco más de un año antes de morir, en 1990, cuando Queen fue galardonada como banda por su gigante contribución a la música.

Si existe una evidencia alrededor de Mercury, más allá de sus inmortales “Don’t stop me now”, “Bohemian Rhapsody” o “Another one bites the dust”, es que el cantante supo emocionarnos hasta el último momento. Y para sus más fieles seguidores resulta inolvidable ese último mensaje que lanzó poco antes de fallecer. Siendo la estrella que era, cuya famase extendía a lo largo y ancho del planeta, los rumores de la prensa o de los ciudadanos no hacían más que tergiversar la realidad sobre su enfermedad, y por eso se vio en parte obligado a emitir unas palabras, además de ser una forma de despedirse para siempre. Así, el 22 de noviembre de 1991, estando ya bastante enfermo, Mercury quiso explicar la verdad: “Siguiendo la enorme conjetura de la prensa de las últimas dos semanas, es mi deseo confirmar que padezco sida. Sentí que era correcto mantener esta información en privado hasta el día de la fecha para proteger la privacidad de los que me rodean”.

Comentarios