*

Córdoba

Portada  |  23 junio 2022

Conmovedora historia: le donó un riñón a su amigo cordobés

Daniel Ríos es el protagonista de este gran gesto. “El médico me dijo que recibí una Ferrari”, dijo Juan Ignacio De Pascuale. La operación salió bien y el órgano fue compatible.

Daniel Ríos, un sanjuanino radicado en Córdoba, le donó un riñón a su amigo Juan Ignacio De Pascuale, quien padece poliquistosis, una insuficiencia renal avanzada.

El camino para este gran gesto comenzó hace un año, entre medio recibieron la aprobación de la Justicia Federal y este miércoles se concretó la operación en el Hospital Privado.

La amistad empezó hace 20 años en la universidad entre Daniel y Verónica, la hermana de Juan Ignacio. Sin embargo, se extendería y él acompañaría toda la familia Pascuale en la enfermedad del padre, también de riñones.

El año pasado, la situación de Juan Ignacio, padre de dos hijos de 19 y 20 años, comenzó a deteriorarse con el inicio de la hemodiálisis.

“Y Daniel expresó la intención de donarle un órgano en vida”, contó Verónica muy emocionada, para luego aclarar que ella no podía donar porque tiene el mismo diagnóstico que su hermano.

Daniel, ya en el posoperatorio, dijo a Telefe Noticias que su forma de demostrar cariño a sus seres queridos y amigos es a través de una acción.

“Pienso que cuando se quiere realmente a alguien, y le desea el bien, no solamente hay que decirlo, sino hacerlo”, sostuvo el protagonista de esta historia, quien “encontró una forma de trascender dando vida a alguien”.

Otra gran noticia apenas finalizada la cirugía fue que el riñón fue compatible y funcionó casi instantáneamente: Juan Ignacio orinó a la media hora del trasplante.

“Ahora tratando de disfrutar el momento. Es difícil hablar, son muchas emociones, es mucho el agradecimiento. Ojala haya mucha más personas como Daniel”, declaró Juan Ignacio.

El jefe de Nefrología del Hospital Privado, Jorge de la Fuente, explicó que el procedimiento salió como esperaban y que el órgano salió funcionando de quirófano.

Ambos deberán someterse periódicamente a análisis, pero podrán hacer vida normal. Una historia más de la importancia de la donación de órganos para, justamente, dar vida.

Comentarios